Ir al contenido principal

La incentivación de la lectura en el aula de clase a partir del empleo de las TIC



La incentivación de la lectura 
en el aula de clase
a partir del empleo de las TIC[1]



Por Efrén Mesa Montaña


Quizá, la más grande preocupación de la enseñanza en mundo de hoy, es la que tiene que ver con la pérdida de interés por el estudio por parte de los estudiantes. Generalmente, la culpa de desestímulo educativo lo estamos advirtiendo en el influjo de los medios de comunicación, en el alto y rápido desarrollo de la tecnología, y en la implicación que esto tiene con la ruptura de las lógicas de aprendizaje. En este mismo sentido, podría decirse, las TIC se hallan en la misma dirección, en razón de que “facilitan” la enseñanza-aprendizaje, convirtiendo a los maestros en boatos de resonancia, cuando una presentación o una clase, se limita a la exposición de aquello que ya prefigura en las imágenes y textos facilitadas por la tecnología de los mass media.

Esta preocupación, como es obvio, tiene razón de ser en los informes periódicos que sobre lectura se han venido entregando, como voz de alarma. Según una encuesta de Fundalectura, realizada en 1992, los colombianos, en promedio, leían 3,48 libros al año. Dentro de un numeroso grupo de encuestados, a escala nacional, el 42 por ciento manifestó haber leído entre uno y dos libros; el 17 por ciento, tres libros, y el 15 por ciento, entre cuatro y seis libros. Más preocupante aún, es que los encuestados afirmaron que la lectura había sido motivada por razones de trabajo o educación; es decir, por imposición. Esto ocurría en 1992. Sin embargo, en 2005, la precaria cifra de libros leídos trece años atrás, se había disminuido de manera alarmante: “el promedio de libros leídos para toda la PET cae 31,1%, al pasar de 2,4 libros al año en 2000 a 1,6 libros al año en 2005”, y la tendencia a considerar al libro como obsoleto se recrudece al comenzar la segunda década de este siglo XXI.[2]

Como vemos, resulta inquietante que uno de los medios de adquisición de conocimiento, quizá el más importante legado de la Modernidad, esté desapareciendo a un ritmo sin precedentes, y casualmente, frente a la mira de los maestros. En este sentido, preguntarnos ¿cuál es el impacto de la implementación de cursos virtuales como apoyo en la educación presencial?, debe incidir en las respuestas que como maestros brindemos a la crisis que afronta la educación en el mundo de hoy.

Así, resulta pertinente la lectura del texto de Mercedes Suárez Pazos,[3] donde encontramos que la investigación-acción resulta apropiada a la hora de resolver problemas urgentes, de manera práctica. En este sentido, partir de “qué se investiga, quién, cómo y para qué”, se constituye en la base sobre la que se puede emprender la resolución de problemas relacionados con la pérdida del interés por lectura en los estudiantes de hoy, y desde un medio distinto al libro.

No está demás proponer que, a partir del problema planteado, se buscaría brindar los elementos para que las TIC en el aula de clase cumplan su papel efectivo, el de contribuir en el proceso de enseñanza, esto es, que se constituyan en herramienta de los maestros y de los estudiantes, lejos de salvaguardarse como oráculo que guarda información, y por ello, ausente del conocimiento.

En este sentido, la pregunta que se intentará responder al final del curso, sería, ¿de qué manera las TIC pueden coadyuvar en la incentivación de la lectura en el aula escolar?

Aspiramos que la experiencia que la ha motivado redunde en la solución del problema.



[1]. Publicado en: https://docs.google.com/document/d/1sYoUmQsk3Jec82VsnTduDaqQ8E2oIEQ7FCuakKeVvVo/edit
[2]. Ver, Cristina Gamboa y Mauricio Reina, “Hábitos de lectura y consumo de libros en Colombia”. Análisis preparado para la Cámara Colombiana del Libro por Fedesarrollo, Bogotá, septiembre de 2006. Disponible en: www.cerlalc.org/redplanes/.../3_Habitos_lectura_Fedesarrollo.pdf
[3]. “Algunas reflexiones sobre la investigación-acción colaboradora en la educación”, en Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1 Nº 1 (2002). Disponible en: reec.uvigo.es/volumenes/volumen1/numero1/art3.pdf

Entradas populares de este blog

Dante Alighieri: una visión del mundo

Dante Alighieri: una visión del mundo La Divina Comedia
Por Efrén Mesa Montaña


Filosofía de la Edad Moderna

Filosofía de la Edad Moderna

Efrén Mesa Montaña
La filosofía moderna enfrenta tres momentos clave, precedidos de ese gran movimiento cultural que surgió en Italia hacia mediados del siglo XV (entre 1453 —con el surgimiento de la imprenta, la caída del imperio bizantino, en este mismo año, y la llegada de los europeos a América, en 1492—, y 1637, año de la publicación del  Discurso del método, con el que se iniciaría la filosofía moderna), y que duraría cerca de doscientos años: el Renacimiento. Así, pues, estos momentos son, el Racionalismo, el Empirismo y la ilustración.
El Renacimiento

Aun cuando podemos recodar algunos aspectos del Renacimiento en nuestro blog, http://filosofiayastronomia.blogspot.com/2012/08/el-renacimiento.html, veamos algunas de sus características desde la filosofía.

La enseñanza tradicional y sus secuelas en la educación

La enseñanza tradicional
Por Efrén Mesa Montaña
El modelo de enseñanza tradicional es, infortunadamente, el modelo que más se concibe como práctico en las instituciones educativas del país. No cabe duda que su prevalencia se deba al mismo modelo con el que fueron educados los maestros en las escuelas normales y aun en las universidades. Sin embargo, si el modelo tradicional aun se concibe como práctico en Colombia (no olvidemos que todavía a finales de la década de los setenta el modelo se hallaba vigente en el sistema educativo), no se culpa de los maestros, pues con frecuencia olvidamos que, tanto la sociedad como las sucesivas administraciones de gobierno, han “condicionado a la escuela, al maestro y a la enseñanza”[1] a sus intereses y prejuicios, en menoscabo tanto de la sociedad misma como del desarrollo del país.
Con todo, este modelo de enseñanza concibe al maestro como un artesano, donde su función es trasmitir una serie de conocimientos que el maestro admite como sólidos y vita…